Correa tira del carro

Siete goles y dos asistencias en los últimos diez partidos con el Atlético de Madrid para el argentino.

Ángel Correa ya no es tan imprevisible ni tampoco el recurso desde el banquillo que acostumbró al principio, es hoy por hoy un protagonista principal del Atlético de Madrid, crucial para ser campeón la pasada temporada, reintegrado a la delantera y desatado como goleador: ocho tantos en diez choques.

Los dos últimos al Celta este domingo en Balaídos, en la primera cita del nuevo curso. El primero, el 0-1, un golazo que alojó en la escuadra desde fuera del área; el segundo, el 1-2, instantes después del 1-1 de su adversario, con la culminación de un contragolpe sensacional, con la derecha, cruzado, tras un pase de Saúl Ñíguez. «Son momentos y situaciones que se van dando en el juego. Tuve la suerte de que las dos que pateé al arco entraron», expuso Correa.

Antes, en su primera y única aparición en los amistosos de preparación, frente al Feyenoord en Rotterdam, con su equipo en inferioridad numérica, también marcó un gol, pero, sobre todo, en el esprint final de la pasada Liga, de la que el Atlético no habría salido campeón sin su aportación definitiva, por goles, por juego, por determinación… Porque ahora es muchas veces más decisivo.

A falta de nueve jornadas, contra el Betis, entre la agobiante presión que ya sentía el Atlético en el liderato, Correa sufrió por una ocasión final sin tino, de la que se rehizo a base de goles y partidos incontestables, por ejemplo al rescate de su equipo en un horroroso primer tiempo colectivo con dos tantos al Eibar a la siguiente jornada e igual con otra diana con el Huesca días después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *