Òscar García se jugará el puesto en Elche

  • Una derrota del Celta en el Martínez Valero podría precipitar la destitución del entrenador catalán

 FOTO: PERE PUNTÍ  

Tan solo ocho jornadas transcurridas de LaLiga Santander y Òscar García ya estáal borde del abismo. El entrenador del Celta corre serio peligro de ser destituido tras un arranque de competición muy pobre del equipo vigués, que es cuarto por la cola, a un solo punto del descenso, aunque el antepenúltimo, el Levante, ha disputado un partido menos.

La contundente derrota (1-4) ante el líder Real Sociedad no hizo más que acrecentar las dudas en el club olívico, que ha visto como el equipo ha sufrido cuatro derrotas en sus cinco últimos encuentros. Aunque Òscar García aseguró a la conclusión del partido que se sentía con fuerzas para seguir, lo cierto es que no todos en la entidad piensan lo mismo. Y más recordando las penurias de la pasada temporada, cuando la permanencia no se hizo realidad hasta la última jornada de Liga.

Los números no engañan e indican que el Celta solo ha ganado un partido de los últimos 15 disputados en LaLiga Santander, en los que sumó 10 puntos de 45 posibles. Habría que remontarse al curso 2006-07 para encontrar una racha tan mala. Aquella campaña acabó con el Celta en Segunda División, con Fernando Vázquez destituido y con Hristo Stoichkov sin poder salvar al equipo.

Y volviendo al presente, de los últimos 18 puntos en juego ha sumado dos, un empate ante el Levante y otro frente al Real Valladolid, dos equipos que ocupan puestos de descenso a LaLiga SmartBank.

Así las cosas, todo indica que Òscar García se jugará su continuidad esta próxima jornada, coincidiendo con la visita del Celta al Martínez Valero para medirse a un recién ascendido, el Elche. Todo lo que no sea una victoria de los celestes será mortal de necesidad para el técnico catalán, cuyo siguiente partido, en caso de seguir en el banquillo, le enfrentaría al también necesitado Sevilla en el Sánchez-Pizjuán. Este encuentro se disputará después de parón liguero por compromisos internacionales de las selecciones, hecho que también juega en contra de Òscar, pues el Celta podría aprovechar esos días sin competición para dar las riendas del equipo a un nuevo entrenador.

A todo ello, por si fuera poco, hay que sumar el revuelo que ha causado en el vestuario una de las últimas decisiones adoptadas por el técnico, la de quitar la capitanía a Hugo Mallo, toda una institución en el club, para elegir él mismo a los cinco capitanes: Iago Aspas, Nolito, Denis Suárez, Tapia y Murillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *