Diferencias en la plantilla del Barça ante la nueva rebaja salarial

Ya hay diferencias entre jugadores y pesos pesados del vestuario piden una rebaja coral, igual para todos

Horizontal

Desde los despachos del Camp Nou se ha pedido un esfuerzo económico –otro más– a la plantilla del primer equipo de fútbol masculino del Barcelona. Necesitan rebajar la masa salarial y los sueldos actuales hacen imposible que se pueda alcanzar el ‘fair play’ financiero que pide LaLiga. Por tanto, si no quieren salir traspasados a otro equipo, todos los jugadores que se queden deberán apretarse el cinturón. Más aún ante la inminente renovación de Messi.

Durante las anteriores negociaciones para aplazar parte de los salarios en el primer equipo, primero con Bartomeu y después con la Junta Gestora, ya hubo momentos de tensión dentro del vestuario. En esta ocasión ya hay algunas diferencias importantes entre algunos jugadores. A algunos pesos pesados no les gusta que cada uno solucione su contrato por libre. Están por labor de bajarse el sueldo, pero con la condición de que sea una rebaja coral. Que todos vayan a una también en este sentido. Eso sí, se entiende que cada contrato es un mundo y debe analizarse caso a caso, pero siempre bajo las mismas condiciones para todo el grupo.

Y es que la pasada temporada hubo discusiones en el vestuario porque algunos futbolistas hicieron la guerra por su cuenta. Entonces, alguno se sintió traicionado y así lo evidenció puertas adentro antes de saltar al campo en un entrenamiento. Fue dos días después de las renovaciones de Lenglet, De Jong, Ter Stegen y Gerard Piqué.

Hay que subrayar que las dos negociaciones fueron distintas. En la primera, con Bartomeu al frente cuando explotó la pandemia por Covid-19 a nivel mundial que lo paralizó todo, el club rebajó el 70% del salario a los jugadores, cuando durante la pandemia el club hizo un ERTE al resto de empleados.

Posteriormente, a finales de noviembre, el Barcelona anunció un acuerdo con los jugadores que permitía hacer un ajuste del coste salarial de la pasada temporada, por un importe de 122 millones de retribuciones fijas, al que se adicionó el diferimiento durante tres años de las retribuciones variables de esta temporada, presupuestadas en una cifra aproximada de 50 ‘kilos’. Un total de 172 millones que dieron aire a la entidad, que vuelve a estar con el agua al cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *